Sueños

Tienda

Portafolio

Guías de Viaje

Top
Mamá latina viaja sola. Ella está montando en un camello en Egipto.

Lectoras Protagonistas: Elisabeth Montes

Bienvenidos a La Reina de los Viajes - Destacado de Lectores, donde resalto tus historias.

¿Qué tipos de historias estaré compartiendo? 

Historias de latinas viajeras que están en relaciones estables, están casadas y/o tienen hijos y se dan el espacio para viajar solas.

Con estas historias, quiero desmentir la idea de que viajar solo es solo para mujeres solteras. Conozco a muchas mujeres increíbles que son mamás y/o están en relaciones comprometidas y disfrutan viajar solas. Espero que estas historias ayuden a más latinas a superar sus creencias limitantes y les ayuden a disfrutar del regalo de viajar en solitario si así lo desean. 

Si deseas compartir tu historia de viajes conmigo y mis lectores, por favor llena este formulario. Lo compartiré en mi boletín viajero y blog.

¡Hoy el enfoque está en Elisabeth Montes Hayden!

Qué te inspiró a querer probar viaje sola, a pesar de las normas culturales en contra?

En 2017, tuve una enfermedad debilitante y dos años después decidí hacer mi primer viaje sola para mi cumpleaños a Sedona, Arizona. La idea de viajar sola comenzó a una edad temprana. Mi papá viajaba solo mucho antes de conocer a mi madre y solía contarnos sobre sus aventuras a menudo. A medida que crecí, mi salud también influyó en mi decisión de hacerlo.

Madre latina está sonriendo mientras se toma una selfie con Machu Picchu de fondo.

Como madre latina de primera generación, sabía que esto no estaba socialmente normalizado o aceptado. Aun así, lo hice porque, aunque estoy felizmente casada, necesitaba hacer algo por mí misma. Tenía un vacío que llenar dentro de mí, que me llevó al autodescubrimiento.

Cuando le conté a mi esposo por primera vez mi idea de hacer este viaje sola, él me apoyó. Él es un veterano de la Marina y tuvo experiencia viajando solo durante muchos años. Él entendió que yo no había tenido oportunidades de viajar sola en mi juventud. Ayudó el hecho de que él no fue criado con una mentalidad machista. 

Por otro lado, estoy segura de que mi familia tenía sus reservas, pero no me las expresaron. Puede ser porque soy la hija mayor. Mi mamá es una inmigrante de México, así que esperaba cierta oposición de su parte. Tenía 39 años cuando tomé esta decisión, así que ella sabía que siempre vivo la vida a mi manera.

Una vez supe que iba a viajar sola, decidí ir a Sedona, Arizona. Estaba recuperándome de un problema autoinmune, así que quería un lugar tranquilo y curativo. Me enteré de que Sedona estaba llena de vórtices y eso me hizo saber que era el lugar adecuado para mí. Encontré un Airbnb que era un refugio para mujeres que viajan solas. 

Comparado con los viajes que he hecho con otras personas, esta experiencia en solitario fue increíble. Pude ir y hacer lo que quisiera sin tener que involucrar a mis hijos y familia, fue encantador. Tenía algunas actividades planeadas, pero no quería llenar mi primer viaje sola de actividades. La tranquilidad de caminar en la naturaleza y absorber los paisajes de Sedona fue curativa.

Esta experiencia me ayudó a superar el miedo de ir a lugares sola o probar cosas nuevas. Hubieron momentos en los que todo parecía muy fácil y otros en los que sentía miedo, pero lo superé. El mayor desafío para mí fue dormir sola en mi Airbnb. Encontré una manera de manejarlo. Lo mejor fue conocer a personas afines, dar un paseo a caballo, hacer senderismo sola y probar nuevos restaurantes. 

El mejor consejo que podría dar a otras mujeres que están en relaciones estables y madres dentro de la comunidad latina que quieren viajar solas pero se sientan dudosas, es no dejar que el miedo te detenga. Sentir culpa y miedo es normal, pero si superas eso, experimentarás felicidad plena.


¡Es un empate entre Perú y Egipto! Perú porque, como latina que habla español, fue una transición fácil viajar al extranjero, ver ruinas como Machu Picchu y comunicarme fácilmente en inglés o español. Visitar Perú me hizo darme cuenta de que el mundo era más grande y el conocimiento era vasto, y anhelaba más. Mi viaje a Perú me preparó para mi viaje a Egipto.

Madre Latina viaja sola. Ella está de pie en un mercado al aire libre en Perú, vistiendo de negro y sonriendo.

Visitar Asuán, Egipto. Muchas personas visitan las pirámides y templos en Egipto, como yo lo hice, pero Asuán tiene una energía incomparable. Navegamos por el río Nilo en un barco en Asuán. La energía que envolvía a Asuán era nada menos que extraordinaria. Asuán ofrecía un refugio sereno, un santuario donde el tiempo parecía ralentizarse, y la belleza de la humanidad y el amor abrazaban a todos. El lugar exudaba un ambiente mágico que se sentía como entrar en un reino donde lo ordinario y lo divino coexistían sin problemas.


Sí, las barreras del idioma y el ir al mercado abierto eran preocupaciones para mí cuando viajéa a Egipto. Pero no permití que eso me impidiera viajar. Investigué y sabía que la empresa turística que había reservado tenía hablantes de inglés y traductores. Contraté a una guía a quien expresé mis preocupaciones y ella me ayudó enormemente.

La autosuficiencia, la comunicación y la confianza fortalecieron mi sistema inmunológico. La mejor parte absoluta es conocer a tu tribu de personas, extraños que te entienden y te hacen sentir vista.

El camino de Elisabeth hacia su primer viaje habla mucho sobre su resistencia y búsqueda de autodescubrimiento. Como madre latina de primera generación que navega las complejidades de la vida familiar, la decisión de Elisabeth de viajar sola podría haber sido recibida con escepticismo o resistencia por parte de su esposo y familia. Esta es la norma social para muchas latinas. Sin embargo, la mentalidad abierta de su pareja ha hecho que su matrimonio sea solidario, permitiéndole el espacio para seguir sus pasiones. La historia de Elisabeth no se trata solo de normalizar a las mamás como individuos primero; se trata de autenticidad y encontrar empoderamiento en la búsqueda de lo que realmente ilumina su alma. Sus experiencias sirven de inspiración para que otros se adentren audazmente en nuevas aventuras y busquen la magia transformadora de viajar sola.

Como coach de Empoderamiento para Sobrevivientes, Elisabeth Montes se especializa en guiar a las mujeres a través del desarrollo personal, centrándose en el trabajo de la sombra del pensamiento y el bienestar general. Basándose en sus propias experiencias como sobreviviente de abuso infantil y otros traumas, Elisabeth está profundamente comprometida en empoderar a las mujeres, especialmente aquellas que han enfrentado desafíos similares. Junto con Elisabeth, puedes explorar el impacto del trauma pasado en sus vidas, relaciones y autoestima, trabajando hacia fomentar una vida de abundancia y bienestar. Puedes visitar su sitio web, Women Want Wellness. Para encontrar a Elisabeth en Instagram, haz click aquí.

Al compartir estas historias aquí en The Queen of Trips, me comprometo a mostrar experiencias diversas, y si tienes tu propia historia para compartir, te invito a completar este formulario y ser parte de nuestra comunidad empoderadora. Sigamos rompiendo estereotipos y celebrando la riqueza de las experiencias de viaje de las mujeres. Mantente al tanto de más historias destacando a nuestras lectoras.

Si esta es la primera vez que visitas mi blog, asegúrate de leer Por qué las latinas no deberían viajar solas. Si deseas leer historias de mis lectores, también puedes acceder a ellas. Historia de Viaje de Elena.

Si quieres viajar sola pero no sabes por dónde empezar, tengo todo una Guía para ayudarte a viajar sola.

Asegurate de suscribirte al blog y al boletín viajero. para mantenerte al tanto.

Conoce a Maribel, La Reina de los Viajes, una sobreviviente que convirtió su trayecto contra el cáncer en una fuente de inspiración para otros viajeros. Únete a ella mientras explora intrépidamente el mundo, demostrando que la vida después del cáncer es un testimonio de la resiliencia y el poder de vivir plenamente.

enviar un comentario

en_USEN