Sueños

Tienda

Portafolio

Guías de Viaje

Top

A principios de octubre de 2018, recibí noticias desconcertantes. Deseaba que la tierra se abriera y me tragara. A partir de ese día, mi vida se voltearía de cabeza. Siempre existiría un "antes de este momento" y un "después de este momento".

Dos semanas después de regresar a casa de un viaje a Italia, los deseos de viajar me invadieron. Durante los cuatro años anteriores me había dedicado a saldar mis deudas y ahorrar para un viaje alrededor del mundo para celebrar mis 40 años. Serían dos años antes, pero estaba tan cansada de mi situación que decidí dejarlo todo atrás y comenzar una nueva vida viajando.  

He trabajado en casa desde el 2014, pero en ese entonces aún no había aprovechado la posibilidad de viajar mientras trabajaba (trabajo / vacaciones). Mi contrato de arrendamiento iba a renovarse en diciembre, y era el momento perfecto para recorrer el mundo con mi computadora portátil y trabajar desde cualquier lugar en vez de firmar otro año de contrato en mi apartamento. Quería comprar un boleto de ida y ver cuánto tiempo podía viajar antes de regresar a casa. Estaba emocionada y esperaba ansiosa salir en esta nueva aventura.  


La decisión que salvó mi vida

Dado que planeaba viajar indefinidamente, no sabía cuánto tiempo pasaría antes de ver a un médico. Necesitaba una prescripcion nueva para mis medicamentos, así que programé una revisión anual para el 8 de octubre. El día comenzó como el lunes más normal de todos los lunes, hasta que dejó de serlo. Al final de la cita, tenía una receta para una ecografía mamaria y un temor en el estómago que traté de disipar rápidamente... mi médico había encontrado una masa sospechosa en mi seno izquierdo.   

Estaba en negación de que algo grave pudiera surgir, así que lógicamente, decidí hacer las compras en Costco y programar una cita más adelante en el mes. En camino a Costco, le envié un mensaje a mi hermana, quien trabaja en un hospital, con una foto de la receta. Ella me llamó en dos segundos. Cuando dijo: "Ven al hospital AHORA. Con esto no se juega", empecé a sentirme nerviosa. NOW. We don’t play around with this,” I started to feel nervous.

Me hicieron una mamografía y luego una ecografía. Aproximadamente una hora después, el médico me llamó de vuelta a la consulta. Necesitaba una biopsia. En este momento, las cosas se volvieron muy reales

 


Un Miedo Paralizante

¿Sabes qué es la tripanofobia? Yo la padezco, y ha afectado toda mi vida. Si no sabes qué es, se trata de un miedo extremo a las agujas, inyecciones, extracciones de sangre y procedimientos médicos que requieren agujas. Este temor es peligroso porque quienes lo sufrimos podemos retrasar o rechazar el tratamiento médico.

Cuando supe que necesitaba una biopsia, quería salir corriendo de ese hospital y nunca mirar atrás. Pasé horas llorando, esperando que tal vez me dieran una buena noticia. Estaba segura de que de alguna manera se había cometido un error y podría cancelarlo todo. Me sentía atrapada en una pesadilla interminable, incapaz de despertar.

Luego llegó el momento de la verdad: la biopsia. Con mi hermana a mi lado, reuní todo mi coraje, e incluso un poco más. Ella me entregó una bolita de algodón empapada en aceite de lavanda calmante, que mantuve cerca de mi nariz. Me puse auriculares y subí el volumen con algunas canciones de Bob Marley y Cultura Profectica. El equipo médico fue tan comprensivo con mi miedo que incluso me cubrieron la cara con una toalla para que no viera nada. Y después de lo que pareció una eternidad dolorosa, la biopsia finalmente terminó.


Poniendo a prueba mi paciencia

Entonces, comenzó la tortura de la espera. No podía dejar de pensar en la locura que estaba pasando. Nunca antes me había enfrentado a una biopsia (recuerda que con la tripanofobia tiendo a evitar el tratamiento médico). Esperaba que la respuesta tardara semanas. Pero quería saberlo en segundos. Estaba experimentando la peor ansiedad de mi vida.

Ese martes fue eterno. Mantuve una cara valiente, aunque en el fondo sentía que algo no estaba bien. Esa sensación punzante en el estómago susurraba: "Tal vez si sea cáncer". Mirando atrás, me doy cuenta de que tal vez lo percibí mientras estaba sentada en el estacionamiento de la consulta de mi médico, incluso antes de hablar con mi hermana. Pero intenté ignorar ese sentimiento, apartarlo. Quería creer que el cáncer ni siquiera era una posibilidad para mí. Seguía pensando que seguramente la vida no sería tan injusta. Así que continué con mi día, sentada en mi escritorio, escribiendo mis correos electrónicos del trabajo, fingiendo que todo era normal. Sostenía las piezas de mi mundo con manos temblorosas.


La revelación que nadie quiere escuchar

Alrededor de las 3:30 p.m., mi ex novio llegó inesperadamente a casa temprano del trabajo. Unos momentos después, mi hermana entró por la puerta, y en sus ojos lo vi: la confirmación de mi miedo. Sin decir una palabra, simplemente lo supe. TENÍA CÁNCER.

Los días que siguieron fueron un torbellino: mi peor miedo se convirtió en realidad. Pasé por una tormenta de múltiples doctores, más biopsias, análisis de sangre, miedo, trauma y esa fobia implacable a las agujas que me ha acompañado siempre, induciendo una ansiedad difícil de manejar. Las discusiones médicas parecían borrosas, como los adultos en los dibujos animados de Peanuts; todas esas palabras, planes de tratamiento y consejos mezclados en un revoltijo.


Las secuelas del cáncer

Entonces, ¿cuál es el resultado de tener cáncer? Permíteme contarte. Después de enfrentar ocho rondas de quimioterapia, me sometí a una doble mastectomía con reconstrucción. Saltarme la radiación fue una bendición, gracias a que mi cuerpo respondió bien a la quimio y a mi decisión de optar por la cirugía. Durante el proceso, entré en la menopausia médica. Soporté infusiones de inmunoterapia durante un año completo después de la quimio, seguidas de un plan de diez años de medicamento bloqueador de hormonas. Actualmente estoy en el cuarto año.  

Un par de años después, cuando pensaba que ya había terminado con el cáncer, otra complicación cruzó mi camino: tuve que someterme a una histerectomía completa. Después de pasar algunos días de mucho dolor, los médicos encontraron tumores adicionales que no pudieron hacerles biopsias debido a su tamaño. Uno en particular era tan grande que el oncólogo temía que, si le hacía biopsia y era cáncer, podría romperse y propagarse por todo mi cuerpo. Afortunadamente, era benigno. Al final, me sometí a siete cirugías en solo dos años. Increíble, ¿verdad?


¿Hasta dónde puede soportar una persona?

Sobrevivir al cáncer fue solo una parte de las experiencias desafiantes de la vida que podrían haberme consumido por completo. Resulta que enfrentar el cáncer no sería el único desafío que la vida me presentaría. También soporté el dolor del abuso sexual en la infancia, llevando conmigo el inquietante secreto durante años, y logré escapar de la pesadilla de la violencia doméstica en contra de todas las probabilidades. Estas experiencias dolorosas han dejado marcas duraderas en mi mente, cuerpo y alma.  

¿Pero sabes qué? A pesar de los momentos de tristeza y desesperanza que viví, descubrí una fortaleza profunda en mí, un poder que se negó a permitir que me quedara derrotada. No estoy aquí para imponer mi religión a nadie, porque no soy una persona religiosa. Pero creo en Dios y siento que mi fe me dio una fuerza que nunca antes supe que tenía.  


Mi Triunfo sobre el abuso 

Mucho antes del cáncer, experimenté momentos que pusieron a prueba mi fuerza y resistencia.  

Hubo un período en mi vida en el cual quería "conocer a la persona adecuada y establecerme". La sociedad (amigos, familiares, conocidos) me decían que sería una mujer amargada si no tenía una pareja. Ya sabes, los pequeños comentarios sarcásticos: "¿Cuándo encontrarás a alguien?"; "Apurate que te va a dejar el tren!"; "¿No tienes miedo de quedarte sola?"; "Las mujeres envejecen como la leche, no como el vino"; "¿Tienes planes de tener hijos?".

Me encontré con alguien que se presentó como la persona que había estado buscando. Reflejaba cualidades que anhelaba en una pareja. Me enamoré de la falsa imagen que él presentaba. Inicialmente, parecíamos estar alineados en metas, deseos y estilos de vida. Pero con el tiempo, quedó claro que él era solo una fachada. La relación se convirtió en un infierno caracterizado por la manipulación y el control a medida que demostraba quién era en realidad.. Nunca pensé que me encontraría en esta situación. Yo, una mujer fuerte, segura e independiente. 


¿Por qué no me fui antes?

Desde la perspectiva de alguien observando la relación desde afuera, puedo entender lo difícil que es comprender por qué alguien simplemente no abandona una situación como esta. Intenté durante muchos años, pero hay capas de manipulación y control, y no es tan fácil como parece.  

No estoy ofreciendo excusas por mi participación en esa relación, sin embargo, diré que es difícil transmitir que tan rápidamente las cosas pueden escalar y cómo un abusador puede tomar el control y ejercer influencia sobre su pareja. La vergüenza y la culpa de estar en esa situación te mantienen aislada. A pesar de su de que está mal, se entra en un círculo vicioso de justificar su comportamiento ante los demás.  

Solo quienes han tenido problemas similares pueden comprender cómo se llega a estos niveles. Él buscaba dominar cada aspecto de mi vida, explotando mis vulnerabilidades y confianza. 

Después de años de anhelar mi libertad, logré liberarme de esa dinámica tóxica. Fue un proceso que requirió una inmensa fuerza y valentía. Superar esta adversidad fue uno de los procesos más desafiantes que he emprendido.

 

Healing doesn’t always come in the form of medicine; sometimes it comes in the form of a plane ticket


– Unknown


Decidida a vivir mi mejor vida

A través de todas estas dificultades, descubrí un espíritu inquebrantable dentro de mí que se negaba a rendirse. Las cicatrices permanecen, pero me recuerdan mi capacidad de resistencia y el poder de la transformación. Ahora soy más feliz que jamás haya sido. Durante mi proceso de sanación, leí una frase que me motivó a querer sentir y hacer lo mejor para mí y por mí: "La felicidad es la mayor victoria ".  

Ahora me siento cómoda compartiendo esta parte de mi vida para que las personas que estén atravesando una situación así, sepan que no están solas. Si estás enfrentando algo similar, quiero que comprendas que si hay una salida y que hay personas que se preocupan y están dispuestas a apoyarte en tu camino hacia la sanación. Mereces una vida llena de positividad, amor, respeto y la oportunidad de prosperar. Te animo a hacer todo lo que esté a tu alcance para salir de esa situación de manera segura.  

Nunca estaré agradecida por el cáncer, pero debo reconocer que me impulsó a enfrentar y sanar numerosos traumas no resueltos en mi vida. Como era de esperar, el cáncer ha sido un trastorno importante en mi vida, el viaje que nadie quiere emprender y el "regalo" que sigue dando. 

Aún no he realizado el viaje a largo plazo sin fecha de finalización que imaginé en el 2018, pero he tenido el privilegio de realizar algunos viajes de varios meses desde entonces. Ahora brindo apoyo emocional a mi madre, a quien le diagnosticaron un cáncer raro a finales del 2021 mientras yo estaba en un viaje sola de 5 meses por Italia y Europa del este.   


El poder curativo de viajar

En los últimos años, he aprendido algo profundo sobre viajar sola. No se trata de huir de la realidad; se trata de correr hacia ella. En cada rincón del mundo en el que me aventuré, encontré consuelo, claridad y espacio para sanar. Desde los pintorescos paisajes de Cinque Terre hasta los cautivadores templos de Tailandia, enfrenté los recuerdos inquietantes del abuso, el trauma del cáncer y muchas emociones complejas que surgieron. Cada paso fue un testimonio de mi fortaleza, un recordatorio de que no me definía mi pasado, sino las posibilidades ilimitadas de mi futuro.  

Woman sitting atop the Lying Dragon Mountain in Tam Coc, Vietnam


¿Pueden los viajes ofrecer una solución para todo? 

¡Absolutamente no! Recomiendo buscar sanación a través de terapia profesional y varios otros métodos. Sin embargo, los viajes me han brindado un entorno único para auto-descubrirme, entender mis límites, y me han empoderado para reconocer mis capacidades.


¡Como un fénix valiente que renace de las cenizas de mi vida pasada!

Ahora, estoy impulsada por un propósito: elevar, empoderar y redefinir la narrativa para personas como yo. "The Queen of Trips (La Reina de los Viajes)" no es solo un blog o un lugar para presumir sobre el último viaje; es un lugar de inspiración para viajar, un refugio para aquellos que se atreven a soñar más allá de sus circunstancias. Es un espacio donde las cicatrices de nuestro pasado se convierten en los peldaños hacia nuestro futuro, donde las lecciones que hemos aprendido se convierten en empoderamiento. 

En este blog, aquellos que han tenido que sobrevivir a estos tipos de traumas pueden encontrar un recurso más para sanarse a través del poder transformador de los viajes. En última instancia, el poder transformador de los viajes radica en su capacidad para inspirar un cambio personal, ampliar horizontes y crear recuerdos duraderos que moldean la perspectiva de vida de un individuo.

Esto va más allá de marcar ítems en la lista de deseos o tomar fotos para las redes sociales, ayuda al crecimiento emocional, mental y espiritual. A través de consejos prácticos, historias diversas, guías detalladas y alguno que otro truco de viaje, estoy aquí para decirte que el mundo es tuyo para explorar, conquistar y moldear, sin importar tus circunstancias. Desde superar los desafíos de tu primer viaje sola hasta callar las voces de la duda que resuenan en nuestro interior, estoy aquí para acompañarte en cada paso del camino.

Espero que te unas a mí en este viaje.

Si has llegado hasta aquí, gracias por conocerme mejor. Para mostrar mi gratitud, estoy organizando un sorteo como parte del lanzamiento del blog. Si quieres participar en el sorteo,check out this post.


P.D. Me costó mucho compartir esta historia. Es la primera vez que he sido abierta con el mundo acerca de las partes más oscuras de mi pasado. Probablemente esta sea una de las últimas veces que comparta esta historia.  

A través de mi proceso de sanación, aprendí que, para crecer, ya no necesito revivir las emociones que ya he procesado acerca de todo lo que me sucedió.  

Comparto esta historia porque es un testimonio para mí misma y para otros de que podemos crear la maravillosa vida de nuestros sueños, llena de viajes, y espero que sepas que tú también puedes hacerlo. Y aunque la vida no es perfecta en este momento, ¡estoy sacando el máximo provecho mientras puedo!

Conoce a Maribel, La Reina de los Viajes, una sobreviviente que convirtió su trayecto contra el cáncer en una fuente de inspiración para otros viajeros. Únete a ella mientras explora intrépidamente el mundo, demostrando que la vida después del cáncer es un testimonio de la resiliencia y el poder de vivir plenamente.

Comments:

  • septiembre 9, 2023

    Bravo and brave for sharing your story. Thank you. I always enjoying learning “what’s under the hood” and I concur that travel is truly beyond pretty pictures, bragging, and superficiality. Solo travel helps us deeply connect, grow, and learn ourselves, others, and the beautiful and sometimes heartbreaking world we live in. You are here stronger, happier, and gutsier. 🙏 Enjoy it all.

    reply...

enviar un comentario

en_USEN